• La justicia europea pone coto a las hipotecas multidivisa

    El Tribunal de Justicia de la UE ha clarificado este miércoles cuáles son los criterios fundamentales para considerar abusiva una hipoteca multidivisa. En concreto, la Corte de Luxuemburgo ha dictaminado que cuando un banco conceda un préstamo denominado en monedas extranjeras debe facilitar al prestatario información suficiente para que pueda tomar decisiones fundadas y prudentes.

    La entidad financiera, agrega el Tribunal europeo, debe comunicar al consumidor toda la información pertinente que le permita valorar las consecuencias económicas sobre una cláusula que marca sus obligaciones financieras.

    Esto incluye, “no sólo a la posibilidad de apreciación o de depreciación de la divisa del préstamo, sino también a los efectos en las cuotas de las variaciones del tipo de cambio y de una apreciación del tipo de interés de la divisa del préstamo”.

    El pronunciamiento del TJUE responde a la consulta elevada por el Tribunal Superior de Ordea (Rumanía) en relación con la demanda de una consumidora que, cobrando en moneda local, firmó un préstamo denominado en francos suizos.

    El Tribunal europeo considera nula, por abusiva, la cláusula que fija la denominación en moneda extranjera del préstamo si esta no es clara o si no se informa debidamente al cliente. A partir de ahí deja en manos del juez nacional analizar el desequilibrio entre las partes que firmaron el contrato y la posible mala fe de la entidad que comercializó el crédito para dilucidar si en este caso concreto la cláusula multidivisa es abusiva.

    En paralelo, el Tribunal Supremo ha abordado esta mañana la situación de las hipotecas multidivisa y prepara otra sentencia que será clave para decenas de miles de familias españolas, aquellas que firmaron una hipoteca denominada en moneda extranjera. Una práctica que llegó a ser habitual en la pasada década y que viene recibiendo importantes varapalos judiciales.

    El caso estudiado parte de una demanda interpuesta por un cliente contra Barclays (hoy integrada en CaixaBank) por el préstamo multidivisa en yenes que firmó en 2008. La operación buscaba subrogar una hipoteca anterior en euros firmada con Caja Madrid para unificar gastos bajo el nuevo crédito.

    Inicialmente, el Juzgado de Primera Instancia número 84 de Madrid dio la razón al cliente, si bien la Audiencia Provincial Civil admitió luego el recurso presentado por la entidad y anuló la sentencia inicial.

    El fallo será clave también de cara a la tramitación parlamentaria de la reforma hipotecaria que ultima el Gobierno para elevar la protección del consumidor financiero y equiparar la protección de los españoles a los del resto de Europa.

    España lleva más de año y medio de retraso en la adaptación de la legislación española a la última directiva europea en la materia por lo que Bruselas viene exigiendo un desarrollo normativo que debe abordar la existencia de las hipotecas multidivisa.

    Los últimos borradores de la norma, que el Consejo de Ministros tiene previsto abordar en las próximas semanas, incluye la posibilidad de que los consumidores puedan cambiar la divisa en la que está denominada la hipoteca a lo largo de su vida útil.

    La asociación de usuarios financieros Asufin estima que hay unas 70.000 familias en España que suscribieron hipotecas en divisas diferentes al euro, lo que da la medida de la importancia que tienen estos pronunciamientos judiciales.

    Asufin considera “magnífica y providencial noticia para los miles de afectados por hipotecas multidivisa” el pronunciamiento europeo, que “deja claro que este producto es un abuso para los consumidores a los que no se informó de los riesgos que conllevaba su contratación”.

    Más lejos elpais.com

    Evaluación de Sistema: Esta noticia la  verdadero  con el error 50%

    Personalizada evaluación: Esta noticia la  verdadero  con el error 50%

    Usted puede dar a su evaluación noticias, para determinar su grado de fiabilidad.

    No creo
    Yo creo